El castillo de la nutrición

El castillo de la nutrición

Enero 17 de 2013


Compartir esta página


El 15 de enero de 2008 la Fundación Soydoy encendió motores y la idea de 3 empresarios paisas de promover proyectos instrumentalizados con miras a mejorar la nutrición de los niños y niñas en Colombia, mediante la implementación de programas nutricionales en diferentes fundaciones, se materializó en Bogotá, Cundinamarca y Medellín. Durante el primer año el equipo de SoyDoy estuvo conformado por sus creadores y dos practicantes. Su primer año de existencia se celebró con una charla sobre Responsabilidad Social Empresarial y la discusión de un caso en el Inalde.

Pocos días después de esta actividad, los ejecutivos de Soydoy recibieron un inesperado regalo por parte de una importante empresa del mundo de la televisión nacional: una casa en forma de castillo en lo alto de los cerros del norte de Bogotá, específicamente en el barrio El Codito. La entrega de este espacio les permitió crear una panadería con los equipos necesarios para empezar a realizar su propia producción y lograr el objetivo que siempre ha tenido la fundación en mente: ser autosostenible.

Luego de adecuar la casa, empezar a funcionar como panadería y ver la importancia de ayudar a la población vulnerable del barrio en el que se ubicaron, Soydoy empezó a atender niños en su propia sede. La divulgación se hizo voz a voz, con afiches, pancartas y avisos parroquiales que invitaban a la comunidad a hacer parte del programa de refrigerios. 170 niños empezaron a beneficiarse con los productos elaborados a base de soya, milenario alimento que contiene 40% de proteína, 22% de grasa, 8% de fibra, 5% de minerales y 25% de carbohidratos. Para 2012 el número de beneficiarios fue de 1.050 menores, quienes no solamente recibieron su alimento nutritivo sino que disfrutaron de un par de horas diarias de esparcimiento dentro de la fundación.

La mayoría de habitantes de El Codito reconocen a la fundación como “el castillo”, pero saben que allí existe un programa, funciona una panadería y que las personas en situaciones vulnerables pueden llevar a sus hijos de 0 a 5 años para que reciban un refrigerio nutritivo por tan solo $50 diarios. Algunas madres comunitarias de los jardines del Bienestar Familiar tienen convenio con Soydoy y pagan $1.000 pesos mensuales por el refrigerio de cada niño. En el castillo se realizan los productos a base de soya y se llevan hasta los respectivos jardines en los 7 barrios de la zona.

Así como la cobertura ha crecido, los procesos de la fundación con la comercialización de sus productos también, de esta manera, hace un año y medio crearon la marca Duzano que les ha generado clientes fijos y con la cual logran el 20% de ingresos de Soydoy.

Las voces de Soydoy

Para Andrea Escobar, Directora Ejecutiva de Soydoy y uno de sus creadores, “el castillo es movilizador de ideas, de conocimiento. A lo largo de estos años todos hemos aprendido, pues esa casa es como una universidad”.

Más conocido como “el chef”, Edwin Bejar es panadero en la fundación desde hace un año y asegura sentirse a gusto con el trabajo porque para él es una labor excelente poder servir a los  niños y crear para ellos alimentos sanos y deliciosos.

Jeimmy Vargas además de trabajar en Soydoy desde hace un año y medio, es madre de una niña de 3 años que hace 2 recibe los refrigerios. “He mejorado en mi oficio gracias a las personas de la fundación porque cuando entré no sabía nada y lo que hoy sé es gracias a ellos”. Jeimmy agradece a Soydoy porque a pesar de que su hija nunca ha tenido problemas de desnutrición, sabe que está bien alimentada gracias a los beneficios de la soya, grano que ha aprendido a conocer y a tratar en el tiempo que lleva con la fundación.

Una de las madres comunitarias es Oliva Bernal, bogotana que accede al programa de la fundación desde que empezó a funcionar, pues su casa está ubicada justo enfrente del castillo. “A los niños les encanta el pan y el refrigerio en general. Solo tengo que pasar la calle para recibir los alimentos de los niños que tengo a cargo. Recomendaría a Soydoy porque es una organización sin ánimo de lucro que ayuda a la gente necesitada”.  

Los ejes de Soydoy son el empoderamiento de las comunidades, la reducción de la desnutrición infantil en Colombia y forjar una comunidad democrática, autosostenible y participativa que busque su propio desarrollo para generar un cambio en la sociedad. A lo largo de estos años han logrado hacer estos aportes sociales, pero las cifras exactas, los datos tangibles se desconocen, es por eso que el objetivo de 2013 es lograr una completa medición de impacto. Soydoy llegó a Quibdó hace dos años y en octubre pasado empezó a operar el Centro de Nutrición y Vida en alianza con Bienestar Familiar, Ministerio de Salud, CM&, Pacific Rubiales y Eléctricas Medellín. Atienden a 209 niños con refrigerio en la zona norte de la ciudad y a 100 con almuerzo en el centro de atención. Este proyecto es considerado el piloto en investigación y evaluación de impacto planeado para este nuevo año.

Cinco años en los cuales Soydoy se ha reinventado, ha cambiado, se ha modificado hacia el mejoramiento y crecimiento de la fundación con el cumplimiento de la sostenibilidad y el impacto en comunidades vulnerables. Soydoy nunca ha buscado reconocimiento mediático y mientras planean una sobria celebración de su quinto aniversario, los creadores, funcionarios y todo el equipo de la fundación continúa con su labor a favor de una niñez sana y bien alimentada.
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.