Entre el arte, la economía y la realidad social

Entre el arte, la economía y la realidad social

Febrero 14 de 2013


Compartir esta página


La colombiana Patricia Correa es economista con estudios de postgrado en la Universidad de Cambridge, Inglaterra y egresada con grado BFA del Corcoran College Art and Desing de Washington DC. En el momento está dedicada fundamentalmente a la pintura de la naturaleza colombiana, en particular del ecosistema de los Páramos Andinos. Esporádicamente hace trabajos de economista como participar en juntas directivas o trabajos de consultoría. “Me interesan los dos mundos, el del arte y el de la economía, cada uno me aporta cosas diferentes”.

Patricia está casada con Roberto Steiner, tiene dos hijos y una hijastra, Ana María, Miguel y Laura de 20, 14 y 25 años respectivamente.  Vivió 7 años en Washington con su familia y asegura que allí aprendió a valorar más las riquezas de Colombia, la calidad de su gente y la enorme y preciosa biodiversidad. “También nos volvimos más conscientes de la pobreza de Colombia, no solo la económica sino otras menos evidentes o de las que se habla menos, como son la relativamente escasa solidaridad y espíritu filantrópico de las clases más pudientes, si se les compara con los países anglosajones donde tuvimos oportunidad de vivir”.

Conoció la labor de Conexión Colombia a través de Cristina Álvarez, Directora de Fundaciones, y le manifestó su deseo de aportar un grano de arena a la sociedad.  Así le presentaron el proyecto de TECHO, el cual le llamó doblemente la atención, no solo por la ayuda que se podía dar a alguien necesitado, sino por la colaboración que el proyecto mismo podría dar a su familia. “El entusiasmo y respuesta inmediata  de todos cuando les propuse participar en una jornada de construcción de TECHO fue impactante y alentador”.  Toda su familia hizo parte el primer fin de semana de diciembre de la puesta en marcha de nuevos techos para 51 familias vulnerables en Ciudad Bolívar.

“Haber participado con toda mi familia  en la construcción de una casa  en un barrio del estrato más bajo de Bogotá fue una experiencia de vida: nos unió en torno a un propósito de ayuda comunitaria, creando un lazo muy fuerte entre todos, generando durante dos días una disciplina y un espíritu de trabajo que nunca había fluido tan fácil en la vida cotidiana alrededor de ninguna actividad”.  
Patricia y toda su familia hicieron frente a una realidad que sabían que existía, pero que no habían podido o querido ver de manera tan directa. “Este abrir de ojos puso una semilla entre todos para entender más a nuestro país y para querer hacer más. Laura, desde su profesión de periodismo, Ana María como futura antropóloga social y Miguel... qué sé yo desde qué capacidad, pero todos ven ahora con otra perspectiva su potencial para contribuir al desarrollo del país”.
 
Una familia unida en torno a una realidad latente, la pobreza y el desplazamiento, pero que dicho acercamiento les generó el deseo de continuar en la labor de darle más al país a partir de cada una de sus capacidades. Patricia, agradecida por haber hecho parte de la labor de Conexión Colombia y TECHO, organización latinoamericana encargada de velar porque núcleos familiares vulnerables tengan una casa digna, seguirá comprometida desde el arte y la economía a dar lo mejor de sí por los más necesitados.

Comentarios

Un lindo ejemplo de sensibilidad.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.