La casa en el aire

La casa en el aire


Compartir esta página

El pasado 26 de mayo, el Doodle de Google Colombia rindió un homenaje al que, para todos, es el máximo exponente de la música vallenata: Rafael Escalona, compositor, pintor y novelista colombiano del Patillal en el Cesar, autor de centenares de canciones que recogen apartes mágicos de su vida, que se transportan y persisten con los años reafirmando su importancia como gestor cultural de la costa caribe y el país entero. El maestro Escalona está de cumpleaños y Colombia sigue celebrando el nacimiento de este enamorado del amor  y  de la música que nos transporta a esa “casa en el aire”

 
El Maestro Escalona nació el 26 de mayo de 1926 y murió el 13 de mayo de 2009 a sus 82 años; Escalona, nació en una pequeña provincia del Cesar, uno de los epicentros de este género con orígenes en los ritmos africanos, la cumbia y la música de acordeón. Ser hijo de un militar lo enfrentó a las reglas tradicionales, pero el interés por la música y los ritmos del caribe se hicieron notar desde muy jóven,  los tarareos y golpes en las mesas de madera demostraban su habilidad de componer y la magia del calor caribeño hicieron en él una mezcla detonante de ritmos inimaginados e inmortales.
 
Con los años, Rafael Escalona se ganó el respeto de un país entero que veía en él la representación de toda una cultura, aquí el acordeón, la caja y la guacharaca representan  más de 200 años de una historia que nació como cantos de vaquería e historias cantadas, viajes de juglares llenos de misterio y una tradición cargada de un mestizaje enmarcado por los ríos Magdalena, Cesar y Ranchería, el mar Caribe, la Sierra Nevada de Santa Marta y las Estribaciones de la Serranía del Perijá.
 
“Sin tener oído para el baile ni voz para el canto; sin haber tocado jamás un instrumento musical ni conocer una sola nota del pentagrama; sin saber de solfeo ni de partituras; siendo un niño, a los 12 años, creó los primeros versos de lo que más tarde sería una obra musical de impecables características melódicas y literarias que se convirtió, por derecho propio, en la expresión más auténtica de la música vallenata y en algo mucho más trascendente que eso: el alma misma de toda una región retratada por él, con sus personajes y sus vivencias, en cada una de las estrofas de sus cantos.” (1)
 
El calor del Patillal era pura magia y los pequeños soplos de viento parecían transportar a los músicos incipientes, cantadores de versos y poetas anónimos que nacían de esa tierra. Junto con su numerosa familia, Escalona, se trasladó a Valledupar cuando era adolescente y justo allí es donde culminó la obra de más de 90 canciones que inmortalizaron la historia del vallenato, “El Profe Castañeda”, “El carro Ford”, “Buscando a Morales”, “El Testamento”, “Paraguachón”, “la brasilera”  y muchas otras que retratan las historias de su vida, su cultura, su gente y su país, del calor intenso del cesar y de las notas que el viento de llebaba.  
 
Escalona tuvo más de 30 hijos en su vida, cazador de amores  e historias que enriquecen su obra en cada verso, representante de una cultura que exalta el valor de ser colombiano y  el sabor de una tierra llena de calor y misterio. En vida recibió muchos homenajes, fue condecorado, diplomático y admirado por grandes como Gabriel García Márquez quien dijo que "Cien años de Soledad no era más que un vallenato de 350 páginas". Año tras año celebraremos esta fecha mientras Escalona seguirá viviendo allá, en su Casa en el aire.
 
La casa en el aire en la Telenovela Escalona
 

 
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.